• Empresas 09.01.2018

    Si estás desempleado, tienes una gran ventaja sobre toda la gente que está trabajando, y es el tiempo. Por tanto, aprovecha esta ventaja y úsalo. En lugar de pasarte ocho horas al día mirando sitios web dedicados a buscar trabajo y enviando curriculums, canaliza tu energía en otros sitios. Esto no significa que puedas dedicar cierto tiempo al día haciendo esto, pero la idea es centrarnos en una compañía donde tus habilidades y experiencia podrían ser de gran valor y demuéstralo. Volviendo al término guerrilla de marketing aplicado a la búsqueda de empleo, muchos expertos creen ciegamente en la efectividad de una planificación escrita bien hecha de antemano, la cual debe quedar plasmada en un documento.

    Puede que pienses qué utilidad tiene escribir un documento de investigación cuando se busca trabajo, pero nos puede valer de referencia y para tener todos los detalles controlados. Dicho de otra manera, es simplemente un reporte de investigación sobre una industria determinada. Las compañías normalmente requieren documentos en forma de anteproyectos, de empresas que hacen investigaciones en nuevos nichos de mercado o posibles negocios nuevos. Centra tus pensamientos y energía en la industria en la que quieres trabajar. Lee todo lo que puedes encontrar sobre los objetivos de tu compañía preferida y sus planes de negocios. Usa en tu investigación periódicos de negocios, revistas online, blogs, y demás recursos que te puedan ayudar.

    La investigación que has puesto en marcha puede incluir algunos puntos que pueden afectar al futuro de dicha industria, y luego averiguar cómo la compañía que has elegido se podría ver afectada por estos cambios. Como se ha comentado, contactar por medio de blogs y foros y pregunta sobre esta temática e infórmate todo lo que puedas. Todo esto te dará una buena base para escribir el documento de estudio que estamos comentando. Si te ves preparado, puedes añadir tus propios pensamientos en el documento, y así dejar del todo claro que eres un experto en la materia.

    Otra cosa que debemos hacer es promocionarnos. Es algo que muchas veces ni siquiera pensamos. Piénsalo… si le funciona a la mayoría de los negocios que hay en el mundo, sea cual sea, ¿por qué no te va a funcionar a ti? Al menos esta es la lógica de muchos buscadores de empleo no convencionales, los cuales han alquilado espacios tanto virtuales como físicos para promocionarse como empleados en potencia. Aunque En España esto lo veríamos como algo muy raro, no es raro en otros países como Estados Unidos, donde hay gente que ha llegado a alquilar espacios publicitarios en  carteles de autopista. Un ejemplo es una mujer desempleada en Dallas, la cual se gastó al cambio unos 1000 euros en uno de estos grandes carteles que vemos cuando vamos conduciendo, es otra forma de invertir y saber que hacer con los ahorros.  No hace falta decir que le llegaron un buen número de ofertas en poco tiempo, por lo que el dinero estuvo bien invertido.

    Si no tienes demasiado dinero para promocionarte de esta forma, puedes considerar hacer la promoción online. Es fácil y económico, dependiente hasta donde quieras llegar. Puedes empezar por crear una página en Facebook con anuncios apuntando a tus compañías favoritas. Algunos recientes experimentos usando este sistema, han podido comprobar que el tráfico generado de esta forma de promoción personal genera cientos de clics, contactos y finalmente entrevistas de trabajo. Por tanto, no dejes pasar el potencial de las redes sociales para promocionarte online, y no simplemente mandes curriculums aquí y allá.

    Por último, en la era de los correos electrónicos, redes sociales y toda clase de tecnologías, es fácil olvidarnos un poco del viejo sistema de llamadas telefónicas. Es cierto que usando el sistema de llamadas telefónicas muchas veces acaba en frustración y sin resultados, pero ¿qué ocurre si la persona adecuada coge esa llamada telefónica? ¿Estarás preparado para reaccionar y darte a conocer de forma óptima? Muchos expertos en búsquedas de trabajo no convencionales, aconsejan hablar directamente con un gerente o al menos con su asistente.  Si tú llamada es bien recibida, puedes concretar una entrevista. No tienes nada que perder, y lo peor que puede pasar es que te digan que no tienen tiempo o  te transfieran a recursos humanos. Como se ha dicho al principio, se trata de quitarnos de encima la vergüenza y usar métodos poco habituales, lo cual nos dará en un alto porcentaje unos resultados increíblemente buenos.

     

    Posted by admin @ 9:13 pm

  • Comments are closed.